Somos pura energía

10.11.2019

La materia no existe tal cual la conocemos, ya que es el resultado de nuestra conciencia, depende así su existencia de la percepción del observador conciencia, es decir dependería de nuestra percepción.

Las pulsaciones ordenadas de pensamiento de una conciencia creadora forman armónicos de una frecuencia. El observador-conciencia puede animar y entender sus propias percepciones a un ritmo propio, manifestando así los armónicos de una frecuencia.

Cuando se presta suficiente energía de atención a un proceso de pensamiento, la frecuencia resultante de la persona inmediatamente coincidirá con la frecuencia del objeto o situación percibida en su pensamiento, atrayendo el objeto o situación dentro de su marco de percepción, que llamamos mundo físico o externo, esta Ley Universal se llama La Ley de los Espejos.

De igual modo que la materia depende de nuestra conciencia percepción y de los pensamientos de cada persona, cuando dormimos tus sueños pueden llegar a ser más reales que tu propia existencia.

Todo es conciencia y emana de la conciencia.